logotiposintag_red.png
00fondorojo.jpg

Contratamos a Estefanía para nuestra boda este verano y estamos muy contentos con ella. Tanto por el feeling de primeras, como después en su trabajo y sus fotografías. Vimos lo que esperábamos, todo lo que no te da tiempo a captar en tu día. Siempre nos respondía, escuchaba y asesoraba en todo lo que podía. ¡Estaríamos encantados de volver a trabajar con ella en otras ocasiones y, sin duda alguna, la recomendaremos!

Boda en 

BODA EN HERETAT SABARTES.png
HERETAT SABARTES.png

HERETAT SABERTÉS

Cuándo Natalie y Christian se pusieron en contacto conmigo y me explicaron como querían que fuese su reportaje de boda, supe que encajaríamos a la perfección. Mucha diversión, risas y mucho disfrute. 

Me explicaron que se casarían en Heretat de Sabartés, una masía en el Priorat de Banyeres (Tarragona), dónde les dieron todas las facilidades del mundo para poder hacer todo lo que querían.

LOS PREPARATIVOS 

Los dos se cambiaron en habitaciones diferentes de la misma masía. Christian quiso vivir esos momentos con su familia más cercana; Natalie por su parte, quiso que estuvieran su madre y su hermana y sus mejores amigas. Fue un momento que disfrutaron muchísimo, tanto de los momentos más divertidos con sus amigas bebiendo cava como con su madre y su hermana en el momento de vestirse.

Natalie lució un vestido de Boutique de Novias que personalizó a su gusto, peinada y maquillada por Carlos Make up.

 

UNA CEREMONIA EMOTIVA

La parte más emotiva de toda la boda fue la ceremonia. Ellos querían disfrutar de su boda con mucha fiesta, pero también quisieron vivir una parte de esta más emotiva. 

Quisieron hacer una ceremonia corta pero cargada de emoción. 

EL APERITIVO Y EL BANQUETE A RITMO DE FIESTA

La entrada al aperitivo con las damas y damos de honor con humo de colores fue súper fotografiable y animó a toda la gente a dejar la comida y empezar a bailar sin parar. 

Durante todo el banquete no se paró de reír y bailar. La gente quería fiesta y la comida quedó en un segundo plano.

Sin duda fue una boda que se vivieron emociones sin parar; reímos, lloramos, disfrutamos, bailamos,… Fue un no parar de sensaciones.